Nuevos Horizontes

5 claves para beber el vino que te gusta y mantener la línea

Compartidos

Cómo beber vino y guardar la línea

 

El mejor aliado para poder llevar una dieta sana y tener un ritmo de vida saludable es ser feliz y disfrutar de la vida. El vino es uno de esos placeres de la vida que merece la pena disfrutar. En su justa medida, es un acompañante indispensable en momentos felices y especiales como una animada conversación con amigos, una buena comida o un momento íntimo con tu pareja.

#1 Conoce a fondo tu vino

En contra de lo que se cree las bebidas con mayor graduación de alcohol como los licores tienen más calorías que un vino o un vino dulce. Es importante conocer las calorías que tiene aquello que bebes para saber para saber cuál es la justa medida a la hora de consumirlo. Por lo general una copa de vino puede tener entre 135 a 170 calorías, la mitad que un bocadillo de jamón.

 

#2 Te has ganado tu copa

Hay que llevar una vida muy sedentaria para no ganarte tu merecida copa de vino de final de jornada. El ritmo de vida actual exige mucho de nosotros y, a no ser que llevemos una dieta nefasta, diariamente quemamos buena parte de las calorías que consumimos.
Por otro lado, pasear, hacer deporte o actividad física, además de quemar calorías, es una forma de “descomprimir” el organismo aportandonos dosis extras de energía y eliminando la necesidad de comer o beber más de lo que pensabas hacerlo.

 

#3 Beber antes de comer aumenta el apetito

Según cómo sea tu organismo, eso puede ayudarte a mantener la línea o no. Si estás llevando algún tipo de dieta, aunque empieces a tomarte un vinito en el aperitivo, es mejor que la mayor parte la bebas durante la comida para no empezar a comer con más apetito del que te conviene.

 

#4 Consume tus reservas antes de acostarte

Un poco de actividad o un buen paseo después de beber vino es lo mejor para que al acostarse el cuerpo haya quemado la energía sobrante que aporta sus carbohidratos. Además es una forma de asegurarse después un sueño más profundo y reparador.

 

#5 Lo bueno breve, dos veces bueno

Se dice que tendemos a beber más cantidad de un vino barato que uno de cierto nivel. Por eso quizá sea una buena idea premiarnos con un vino en condiciones ya que que quedaremos mucho más satisfechos por poca cantidad que bebamos.

Compartidos