Nuevos Horizontes

5 curiosidades sorprendentes sobre el brindis

Compartidos

Los orígenes del brindis

El brindis es un acto tan ligado al ritual del consumo de vino que hay quien piensa que puede dar mala suerte no hacerlo. Lo que hoy es un “homenaje al buen rollo” pudo originarse hace miles de años como prueba de que uno no estaba siendo envenenado.

Descubre ésta y otras curiosidades sobre el brindis en la selección que hemos realizado.

  1. Orígenes romanos

Existen varias teorías acerca del origen del brindis. La primera de ellas defiende que esta costumbre se remonta al S IV a. DC en la antigua Roma. Como prueba de confianza, y para eliminar cualquier riesgo de envenenamiento, los participantes de los banquetes chocaban sus vasos para que se mezclase el líquido que estos contenían y así asegurarse de que ninguno contenía veneno.

Una segunda teoría afirma que el brindis pudo venir del gesto de los participantes en los banquetes de levantar la copa llamando la atención de los siervos para que esta fuese llenada. El chocar de los vasos entre unos y otros comensales no era sino una forma de mejorar esa llamada de atención con el sonido que producían los mismos.

  1. De la ofrenda a los dioses a los muertos

La palabra brindis proviene del alemán “bring dir’s” y significa “yo te ofrezco”. Otro posible origen de la costumbre de levantar la copa en una celebración fueron los antiguos rituales de ofrenda en el que el vino podría simbolizar la sangre de un animal, elevado a “la salud” de la divinidad que se estaba adorando a cambio de un deseo.

En otras civilizaciones realizaban ofrendas similares en homenaje a los antepasados. El tiempo modificó esta costumbre para que “los vivos” especialmente los participantes en la celebración fuesen los receptores de esos buenos deseos de salud “por muchos años”.

  1. Cuando el vino suena…

El tintineo de las copas o los vasos es una forma de disfrutar el vino utilizando el sentido del oído. Es como una introducción que a su vez estimula la vista, el olfato y el gusto.

Este sonido que produce el brindis en el deseo de buenos augurios es una de las claves del porqué se siga realizando desde hace miles de años.

  1. Anatomía y protocolo del brindis

El acto del brindis tiene tres partes fundamentales: el acto verbal, el acuerdo y el trago simbólico. Se supone que en la parte del discurso se debe explicar el porqué del brindis, expresando un deseo que el resto de intervinientes acuerdan en voz alta al unísono con las copas en alto. ¡Salud! El sorbo o trago ratifica ese deseo común.

Las normas de protocolo recomiendan que los intervinientes se levanten para confirmar su acuerdo y levanten sus copas mirado a los ojos de los que tienen alrededor, pero nunca chocando las copas. A las normas de protocolo tampoco le gustan las expresiones coloquiales como “chin – chin” o “Salud”.

  1. Nunca brindes en Hungría con cerveza

En Hungría está muy mal visto brindar con cerveza. De hecho estuvo prohibido por ley desde 1848 hasta 1998. El fuerte sentimiento nacional y la memoria colectiva de los húngaros aún tienen marcada al fuego el brindis con cerveza de los soldados austriacos invasores tras la aplastante victoria sobre una revuelta húngara en el S. XIX.

 

BONUS: 5+1. Los guionistas del Brindis

En los países caucásicos, especialmente en Georgia existe una costumbre heredada de antiguas tradiciones y rituales que adorna el ejercicio del brindis con la narración de una breve historia que aparentemente no tiene nada que ver con la celebración, pero que de forma inesperada acaba poniendo al homenajeado como protagonista de la misma. Aquí un ejemplo:

“Un pájaro robó un collar que pertenecía al tesoro del rey y se lo llevó volando a las montañas más altas. Una ráfaga de aire arrancó la cuerda del collar esparciendo sus gemas por todo el mundo… Es una suerte haber encontrado una de ellas hoy aquí. ¡Un brindis por María!”

Sea como sea, a la salud de los tuyos, con chin chin o sin él, descorcha y comparte una botella de alguna de las nuevas denominaciones de Gran Feudo, compártela y brinda. Es una bonita forma de culminar el mejor vino que somos capaces de hacer.

Compartidos