Nuevos Horizontes

¿Cómo serán los tapones de las botellas de vino en el futuro?

Compartidos

El corcho de vino del futuro

El corcho tradicional sigue siendo el rey de los materiales para mantener perfectamente sellado el líquido de la botella permitiendo además su transpiración. Gracias estas y otras propiedades de este producto natural ha conseguido mantener su reinado, pese a las innovadoras funcionalidades que aportan los nuevos materiales sintéticos.

Sabiendo que al corcho natural le queda vida para rato, Gran Feudo hemos querido hacer un esfuerzo de imaginación y nos hemos puesto a aventurar cómo serán los tapones de corcho del futuro, y cómo las nuevas tecnologías le aportarán nuevas funcionalidades además de las que ya tiene.
El que encabeza este artículo no es tan sólo un concepto dibujado en 3D de cómo han imaginado el corcho del futuro los ingenieros Kwang-wi Park y Eun-Ji Lim.

Un corcho digital

Ya se está utilizando la incorporación de chips al corcho que contendrán información de las características del vino: añada, variedad de la uva, bodega, fecha límite de consumo preferente o precio de almacén o venta al público. Esos datos viajarán de forma inalámbrica (vía Bluetooth o NFC) a otros dispositivos instalados en bodegas que les permitirán gestionar el almacenamiento de forma automática, pero también en las tiendas en las tiendas donde el usuario no necesitará pasar por caja, porque la información del vino unida a sus sistema de pago con el móvil, le permitirá salir de la tienda con la botella y pagar automáticamente sin pasar por caja.

El consumidor final podrá disfrutar de esa información a través de su smartphone, donde tendrá una aplicación que le dará información del stock de su pequeña bodega como los tintos, blancos o rosados que tienes, vinos que han de beberse preferentemente, etc.

Esos chips NFC también tendrán un sensor de temperatura cuyos datos utilizará tu teléfono para alertarte sobre los riesgos de que se deteriore cada botella o para informarte que la botella ya alcanzado la temperatura óptima para su consumo.
Seguro que muy pronto realizarán sensores para incorporar a ese chip que te dirán si el vino de una botella está deteriorado sin que tengas que abrirla necesariamente. De esa forma se eliminarían al 100% los riesgos de comprar una botella con vino picado, o que te lo sirvan en un restaurante.

Por último estos chips que también podrán incluirse en la botella, evitarán un problema creciente y es la falsificación de los vinos especialmente caros. Incorporarán un código secreto que servirá para validar la autenticidad de la botella.

Compartidos