El vino y Gran Feudo

La importancia de la botella en el vino

Compartidos

Que la cultura del vino se extendiera por el mundo no hubiese sido posible sin un recipiente en el cual conservarlo durante largos viajes y periodos. Pero pensar que la botella de vino es un simple envase es un gran error. La botella influye en el vino en muchos factores, que van desde la finalización de su elaboración o calidad del mismo, hasta su intervención en un elemento importantísimo como es el marketing.

Conservación del vino en la botella y efectos

Tras ser embotellados, los vinos deben pasar un tiempo en bodega, incluso los más jóvenes. Es ahí donde el vino concluirá su crianza y alcanzará su madurez, en un ambiente sin aire que terminará de redondear sus características.

Es en la botella donde los matices del “bouquet” se forman y donde todo su aroma, olor y sabor se afinarán y equilibrarán. Aquí el vino puede perder algún toque de su aroma frutal para contemplar aromas más sutiles, superponiéndose los aromas secundarios y terciarios a los primarios. Otro dato importante es que, dentro de la botella, el vino frena su evolución biológica, lo que le alarga la vida.

En el caso de los vinos tintos, cuando estos están en botella se ensamblan y también se decoloran. Por su parte, los vinos blancos de guarda pierden algunos aromas frutales, pero ganan en complejidad, además de volverse más voluptuosos.

La botella como elemento comercial del vino

De manera general, la primera impresión que nos llevamos de algo es crucial a la hora de calificar. Con el vino nos suele pasar lo mismo.

Aunque no sea lo correcto, en nuestra cabeza solemos asociar la imagen que transmite la botella con su calidad, pensando que esta es mayor si visualmente la botella de vino nos parece más atractiva.
Por ello, la botella es la carta de presentación de un vino, así que no se puede descuidar y es preciso realizar un profundo estudio para su diseño.

Cada vino irá en una botella específica que variará su forma según el tipo de vino. Algunas tienen forma de cilindro con un cuello corto, otras son más redondeadas en la base y tienen forma de cono, otras tienen el cuello más largo, son más altas, etc.
Independientemente de su forma y de la clase de vino que sea, lo que todas las botellas tienen que incluir es la etiqueta, donde se recogerá cierta información básica.

En la parte del cuello suele ir una etiqueta con el nombre del vino y también la zona de origen. La etiqueta de la parte delantera contiene información como el nombre del vino, la bodega, el grado de alcohol, la denominación de origen y el año de cosecha, entre otras aclaraciones. El contra etiquetado te dirá si es un vino de crianza, reserva o gran reserva, además de mostrar el sello del Consejo Regulador y otros datos.

Todo ello, además de ser imprescindible, le aportará valor comercial, ya que cuanta más información esté al alcance del consumidor, más puede servirle de ayuda a la hora de seleccionarlo.

Segunda oportunidad para las botellas de vino

Además de todo lo explicado, la botella de vino puede servirte como elemento de decoración una vez finalizada. Desde un bonito florero, hasta originales lámparas o una vajilla diferente. Saca tu lado más creativo y dale un segundo uso al corcho y a la botella de tu vino favorito.

decoracion con botellas floreros

Compartidos